martes, 22 de septiembre de 2009

EL VERSO. VERSIFICACION. MEDIDA DE LOS VERSOS: (1) ACENTO FINAL


EL VERSO

En una composición poética las palabras se distribuyen formando unidades de elocución sujetas a determinada medida y que tienen un ritmo o cadencia también determinado.
Cada una de esas unidades se denomina verso.
El arte de componer versos se llama versificación y contiene el conjunto de reglas a que debe atenerse toda composición poética.

En la poesía castellana hay que distinguir:

La versificación amétrica que no somete el verso ni al número de sílabas ni al ritmo. Es de amplísima libertad para el poeta. Fue renovada por Rubén Darío y seguida por una gran parte de los modernos cultivadores de la poesía.


La versificación rítmica, sin igualdad en el número de sílabas de cada verso, pero conservando entre éstos cierta similitud en el ritmo acentual.


La versificación silábica, que mide los versos contando el número de sílabas que los componen.


La versificación por períodos prosódicos, que intenta sustituir por sílabas tónicas o átonas, lo que eran en latín sílabas largas y breves. Rubén Darío la empleó con éxito y muchos teorizantes sudamericanos han intentado, por este método, introducir nuevas leyes en la versificación castellana.


Pero la que tiene actualmente mayor interés por ser la más extendida y cultivada, es la versificación silábica, que en castellano es considerada como versificación clásica.


MEDIDA DE LOS VERSOS

Medida o metro de un verso es el número de sílabas que lo forman.
Las sílabas de un verso se cuentan por el número de vocales que contiene; pero considerando que los diptongos y triptongos valen prosódicamente por una sola vocal:

Cuán/tas,/cuán/tas/ma/ra/vi/llas. =8 sílabas




ACENTO FINAL

En la versificación silábica tiene importancia el acento final que recae sobre la última palabra del verso.

En consecuencia, éste puede ser:

Verso llano o paraxítono

La palabra final del verso es llana o grave, por lo que su metro corresponde a las sílabas contadas.

De/las/lin/fas/que/pa/san,/un/so/no/ro
Tri/no/de/rui/se/ñor,/tur/ban/mi/vi/da. =11 sílabas
(Enrique González Martínez)


Verso agudo u oxítono

La última palabra es aguda, por lo que se cuenta como si tuviera una sílaba más, porque el acento lo alarga naturalmente.

No/le/di/gáis,/por/pie/dad, 7 + 1=8 sílabas
(Vicente Camacho)


Verso esdrújulo o proparoxítono

El verso termina en palabra esdrújula, por lo que ha de contarse una sílaba menos, pues la rapidez con que se pronuncian las dos últimas las equipara fonéticamente a una sola.

Dos/trián/gu/los/ro/jos/en/mi/faz/hie/rá/ti/ca. 13 – 1 = 12 sílabas
(Juana de Ibarbourou)


Aparte del acento final deben considerarse, por su influencia en la medida de los versos, las siguientes licencias métricas o poéticas: sinalefa, hiato, sinéresis y diéresis.

4 comentarios:

  1. me ayudo mucho estas respuestas muchas grasias

    ResponderEliminar
  2. excelente¡¡ me ayudó en mi tarea de literatura=)

    ResponderEliminar
  3. excelente , no encontraría una respuesta mas precisa y comprensiva que esta. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola un pregunta
    cuales son las reglas de final de verso?

    ResponderEliminar